Logística P2P

¿Te imaginas España repleta de nodos repartidos por todo el territorio y que la información los paquetes viajen “libremente” de un lugar a otro? ¿Y si damos la oportunidad al cliente de convertirse también en proveedor del servicio? Yo imagino que cada habitante se pueda convertir en una miniempresa de transporte. Me explico:

El mejor ejemplo para entender los nodos es fijarse en Kiala. Esta empresa ofrece un servicio de envío de paquetes entre puntos adscritos, es decir, no te los llevan a casa. Esos puntos nodos son tiendas de todo tipo, gasolineras, etc.; que ganan muy poco dinero por cada paquete que reciben/entregan pero a cambio sí que reciben feedback. Dan su negocio a conocer y llega más gente hasta él, aumentando las posibilidades de que se conviertan en clientes y realicen una compra o reposten gasolina. Aquí puedes comprobar el montón de puntos que Kiala tiene repartidos por España, parece ser que conseguir los nodos no es algo descabellado.

Ahora pensemos en cómo unir esos nodos. Vamos a programar una aplicación en la que cualquier usuario pueda programar las rutas y desplazamientos que realiza con su vehículo. Tanto trazado como frecuencia con la que realiza ese trayecto. De forma que en nuestra base de datos ya contamos con nodos repartidos por toda España y también conocemos cómo se interconectan en espacio y tiempo.

Realicemos ya la primera búsqueda. Quiero enviar un paquete desde Granada a Madrid, selecciono los nodos que más me interesan por cercanía a mi casa/trabajo. Resulta que existe una coincidencia de ruta entre nodos para dentro de dos días y otra para dentro de una semana. ¿Pero cuál me interesa más? Obviamente la que tarda menos tiempo en llegar. Pero, ¿y si la otra opción me sale más económica?…

Sometamos las dos rutas a un sistema de pujas inversas, al contrario que eBay. El cliente realiza una oferta por la cantidad que está dispuesto a pagar y los transportistas pujan a la baja. El que menos dinero esté dispuesto a ganar por realizar este servicio es el que se lleva el porte. Quizá un transportista ya haya asegurado varios portes para esta misma ruta o parte de ella, por lo que le compensa tomar otro paquete aunque sea por menos dinero.

Ya sé lo primero que estás pensado: esto no es seguro. ¿Es más seguro comprar un objetivo de 600€ por eBay a un chino? Cuando haces el pago, nadie te asegura que el objetivo te vaya a llegar a casa. Pero tú sí que te has asegurado que el vendedor sea Power Seller. Por eso eBay trabaja tanto para sus Power Sellers, los quieren tener contentos, son fundamentales para el buen funcionamiento del sitio. Tengamos aquí Power Senders o Power Carriers que te aseguren que tu paquete llega a su destino.

¿Cómo garantizamos la trazabilidad? Necesitamos conocer dónde se encuentra nuestro paquete en cada momento. Kiala dota con un tipo de lectores de barras inalámbricos a sus puntos, de forma que se conoce perfectamente la localización del paquete y también su situación (si ha sido entregado o está pendiente de recogida). En nuestro caso, se puede asignar un número de envío que será escrito en el paquete, y en cada nodo (de salida, destino o escala del paquete), el responsable de éste realizará un check-in desde la aplicación.

No se puede pensar en esta idea como un sustituto a Correos o a los servicios 24h, más bien como una alternativa que te puede resultar más económica si no te importa esperar un poco, si no es urgente. Por ejemplo, cuando compras un producto a mitad de precio en Buyvip, estás asumiendo que te tardará 15 días en llegar a casa, pero te compensa la espera por el ahorro económico.

Los particulares relizamos millones de desplazamientos diarios que no sabemos aprovechar. ¿Se puede ir más allá de compartir coche para ir al trabajo o es una utopía?

En fin, así lo imagino yo. ¿Cómo lo imaginas tú?

Logística P2P

Ingeniería genética y Monsanto: los alimentos del futuro

transgenicos1Hace unos días me enteré – gracias al blog de MaikelNai – de la existencia del libro: “El mundo según Monsanto“, escrito por Marie-Monique Robin. Me lo compré como regalo navideño y aunque aún no lo he acabado, quiero compartir mis impresiones sobre los alimentos trangénicos.

El libro es un trabajo de investigación de tres años en el que se dan nombres y fechas – demasiados desde mi punto de vista – de los pasos más importantes que ha dado Monsanto desde su creación para situarse a la cabeza mundial de los organísmos genéticamente modificados (OGM). Tiene más de 11.000 patentes de semillas – trangénicas y no trangénicas – porque en algún momento a alguien se le ocurrió que si una semilla no estaba patentada, podría hacerlo aquel que llegase antes. Así, cuando esa semilla se reproduzca, las nuevas generaciones de ésta también pertenecerán al que fue rápido – contaba con los medios – y patentó primero esa variedad.

Cuelgo más abajo un documental dirigido y producido por Deborah Koons García sobre los alimentos del futuro en el que se tocan los principales puntos de los que habla el libro. Por ejemplo, y es una de las cosas que más me llama la atención, lo que en Estados Unidos conocen como  revolving doors (puertas giratorias). Consiste en el fenómeno de cambiar de puesto de trabajo entre la empresa privada y los organismos del estado. Así se pueden citar algunos casos durante la administración de George W. Bush: John Ashcroft,  ministro de Justicia, fue patrocinado por Monsanto para su elección en el Estado de Missouri; lo mismo que Tommy Thompson, secretario de Sanidad (de la que depende la FDA – Administración de Alimentos y Fármacos -); Ann Venneman, secretaria de Agricultura, dirigía Calgane, que pertenece a Monsanto; Donald Ramsfeld, secretario de Defensa, era presidente y director general de Searle, una filial de Monsanto; y Clarence Thomas, ¡que fue abogado de Monsanto antes de ser nombrado juez en el Tribunal Supremo! Es decir, casi se puede entender de forma literal – no es un presagio – que la FDA y la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente) son la propia Monsanto. Además en el libro aparecen algunos ejemplos en los que Monsato se lleva a su terreno a la mismísima OMS y a la FAO

Seguir leyendo “Ingeniería genética y Monsanto: los alimentos del futuro”

Ingeniería genética y Monsanto: los alimentos del futuro